jueves, 7 de febrero de 2013

Bisontes!

Añado aquí debajo un texto publicado en la revista Quercus (Nº 323, pág. 4), del pasado mes de enero, con respecto a los planes de “reintroducción” del bisonte europeo en diversos puntos de Asturias y Palencia.

Recientemente se han introducido bisontes europeos en varios puntos de la cordillera Cantábrica, entre ellos dos cercados de los concejos de Villayón y Siero, en Asturias, tal y como se describe en el artículo “Reintroducción de especies: ¿por qué unas sí y otras no?, de Quercus 322 (págs. 24 a 28). Como paleontólogo especialista en mamíferos del Cuaternario, considero importante indicar que, hasta la fecha, no existe ninguna evidencia de que bisonte europeo (Bison bonasus) haya habitado en la Península Ibérica.
Bisonte europeo (Bison bonasus)
Foto: Diego Álvarez Lao
Los promotores del proyecto argumentan la presencia de esta especie en España, en tiempos pasados, basándose en la existencia de bisontes pintados en las cuevas y en alguna supuesta cita histórica, intentando así justificar su “reintroducción”. Estos argumentos son equivocados ya que el bisonte que habitó en la Península Ibérica durante el Pleistoceno Superior pertenecía a una especie diferente, el bisonte de estepa (Bison priscus). Tanto los abundantes restos fósiles que se han hallado en los yacimientos ibéricos, como las pinturas rupestres y otras representaciones artísticas, se corresponden indudablemente con esta especie, que se extinguió hace unos 10.000 años. Además, y esto es lo más importante, el bisonte de estepa era una especie propia de espacios abiertos, esteparios, cubiertos principalmente de vegetación herbácea, que habitó en la Península Ibérica en momentos fríos y áridos del Pleistoceno en los que el ambiente y el paisaje vegetal eran muy diferentes de los actuales. El bisonte europeo, por el contrario, es una especie ligada a ambientes boscosos, por lo que es evidente que los requerimientos ecológicos de ambas especies eran totalmente diferentes. Por otra parte, las supuestas citas históricas del bisonte europeo en España son muy dudosas, difícilmente verificables y, desde mi punto de vista, carecen de valor ante la inexistencia de registro fósil de esta especie. En definitiva debe quedar claro que la suelta de bisontes europeos en territorio asturiano no constituye una reintroducción, sino la introducción de una especie exótica que nunca habitó en Asturias ni en la Península Ibérica.

Diego J. Ávarez Lao
Profesor del Área de Paleontología de la Universidad de Oviedo.

 

7 comentarios:

  1. Gracias por la información; muy oportuna.

    ResponderEliminar
  2. Interesante tema. Según la recopilación de registros fósiles de la especie realizada por Benecke (2002), su distribución máxima se produjo durante el Holoceno medio, alcanzando zonas del este de Francia pero sin presencia en ninguna de las penínsulas europeas. Me resulta cuanto menos curioso dado que el hábitat potencial (bosques caducifolios, mixtos o de coníferas) se extendía hasta estas zonas más sureñas del continente de forma relativamente continua sin una presión antrópica excesiva, al menos durante la primera mitad del Holoceno. Sin embargo, el uro, la otra especie de gran bóvido ligado a bosques, pastizales y zonas húmedase, si se encuentra durante el Holoceno en la Península Ibérica. Evidentemente una cosa es la presencia de hábitat óptimo y otra la distribución real de una especie que depende también de otros factores. Aun así me resulta curioso que el bisonte no extendiese su distribución hacia el suroeste durante los varios milenios del periodo preboreal y atlántico una vez ocupada Europa Central cuando el fin de la última glaciación lo permitió.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Gracias Mario y Roberto por vuestros comentarios. Supongo que te refieres al trabajo de Benecke de 2005 en Munibe. Me parece una recopilación muy completa y un buen trabajo. Desde luego, no es fácil explicar porqué la distribución del bisonte Europeo se limitó al Centro-Este de Francia, sin llegar siquiera a los Pirineos... pero es lo que indica el registro fósil. Un saludo!

    ResponderEliminar
  4. El registro fósil puede ser incompleto, a veces hay que buscar la hipótesis más parsimoniosa para llegar a ciertas conclusiones. De acuerdo que aún no se ha encontrado Bison bonasus en restos del Holoceno, pero como paleontólogo sabrás que a partir del Neolítico las huesos de bóvidos no suelen analizarse en detalle, quizás porque el interés de quienes trabajan en esos yacimientos está más centrado en los aspectos antropológicos que allí se encuentran que en los faunísticos. También es bien cierto que la distinción de huesos entre Bos y Bison, aunque posible, no es fácil de hacer y hace falta cierta experiencia. Con esto quiero decir que aquí hay una fuente de estudio que no se ha abordado aún. Por otra parte, hay un error muy común relativo al hábitat propio del actual bisonte europeo... se le asocia a los bosques porque los individuos reintroducidos en la naturaleza a partir de 12 reproductores en cautividad se llevaron a los bosques de Bialowieza; por otro lado, hay autores que indican que las forestas fueron probablemente un hábitat refugio de estos animales ante la presión cazadora humana... lo que es evidente es que tanto el europeo como el americano tienen una marcada preferencia por la alimentación en base a herbáceas. En resumen, lo que quiero transmitir es que este asunto está aún muy lejos de haberse resuelto. Gracias

    ResponderEliminar
  5. Por lo que comentáis, parece ser que se intenta "reintroducir" el Bisonte europeo en zonas de Asturias, Palencia y León. Regiones muy próximas a Galicia.
    Dos yacimientos de esta región nos muestran lo que, en tiempos prehistóricos, evidencia la presencia de Bos primigenios uro. Fósiles de "Cova da Váliña" en Castroverde-Lugo.
    Grabados y trazos de la misma especie en "Cova Eirós" en Triacastela-Lugo, de reciente hallazgo. Después de varios años excavaciones, ningún rastro de Bisonte.

    ResponderEliminar
  6. Por lo que comentáis, parece ser que se intenta "reintroducir" el Bisonte europeo en zonas de Asturias Asturias, Palencia y León. Regiones muy próximas a Galicia.
    Dos yacimientos de esta región nos muestran lo que, en tiempos prehistóricos, evidencia la presencia de Bos primigenios uro. Fósiles de "Cova da Váliña" en Castroverde-Lugo.
    Grabados y trazos de la misma especie en "Cova Eirós" en Triacastela-Lugo, de reciente hallazgo. Después de varios años excavaciones, ningún rastro de Bisonte.

    ResponderEliminar
  7. Por lo que comentáis, parece ser que se intenta "reintroducir" el Bisonte europeo en zonas de Asturias Asturias, Palencia y León. Regiones muy próximas a Galicia.
    Dos yacimientos de esta región nos muestran lo que, en tiempos prehistóricos, evidencia la presencia de Bos primigenios uro. Fósiles de "Cova da Váliña" en Castroverde-Lugo.
    Grabados y trazos de la misma especie en "Cova Eirós" en Triacastela-Lugo, de reciente hallazgo. Después de varios años excavaciones, ningún rastro de Bisonte.

    ResponderEliminar